HIDRATAR, HIDRATAR E HIDRATAR

Como la piel, las uñas necesitan estar bien hidratadas, por lo que puede abusar todo lo que quiera de la Crème Abricot antes de acostarse. En versión ""light"", también puede utilizar Huile Abricot para nutrir las cutículas.

EL ARTE DE LIMAR LAS UÑAS

Jamás utilice una lima de metal, ya que estropean las uñas.
Elija una lima de uñas que no sea demasiado dura para que no sea demasiado abrasiva. Utilice la lima solo para definir la forma de la uña, no para recortarla: para eso están los cortaúñas. Pase la lima debajo de la uña y comience por los lados y vaya hacia el centro de la uña para no dañarla.
Para conseguir un look intachable, procure que todas las uñas estén bien limadas y tengan el mismo tamaño. Si una uña es más corta, hay que recortarlas todas.
Para afinar las manos, lime las uñas en forma oval o redondeada.

CUTÍCULAS

No corte las cutículas: cuanto más las corte, más crecerá la piel de nuevo, por lo que es preferible hidratarlas de forma regular con Huile Abricot y empujarlas suavemente con un palillo limpio. Si ciertos trocitos de piel le molestaran, puede quitarlos con mucho cuidado utilizando unas pinzas adecuadas.

BASE COAT / TOP COAT

Recuerde limpiar las uñas antes de aplicar Base Coat Abricot con quitaesmalte o simplemente lavándose las manos con jabón.
No lije las uñas para quitar las estrías, ya que esto debilita las uñas.
En su lugar, aplique una capa de Base Coat Abricot.
No utilice las lacas de uñas sin aplicar primero Base Coat Abricot: aunque tarde más, sus uñas se lo agradecerán. El color será más intenso y se prolongará al máximo su duración.
Para reavivar la luminosidad de la laca de uñas, utilice Top Coat Abricot, incluso los días siguientes: conseguirá un brillo instantáneo sin necesidad de aplicar de nuevo la laca.

APLICACIÓN

Aplique la laca en dos capas: la primera capa debe ser bastante fina, incluso si el resultado no es homogéneo. La segunda resaltará el color de manera más intensa y rica. Deje un poco de espacio en la base de las uñas para no cubrir las cutículas de laca.

SECADO

No ponga las uñas bajo el agua para acelerar el secado, ya que la laca tendrá menos brillo. Por el contrario, puede soplar las uñas con delicadeza.
No utilice un secador de pelo para secar las uñas, el calor reblandecerá la laca e impedirá que se seque.

CONSERVACIÓN

Para conservar mejor la laca de uñas, guárdela en el frigorífico.
Nunca ponga quitaesmalte para fludificarla, ya que alterará el color.
Limpie el cuello del frasco después de cada utilización para cerrar mejor la laca. Así se conservará durante más tiempo.

COMPARTIR POR CORREO ELECTRÓNICO

Cerrar

USTED

DESTINATARIO